Pulsera Peregrina

La Pulsera Peregrina es fruto del compromiso de Jael Joyería con Santiago de Compostela y la cultura en el Camino. Los Hitos que la componen simbolizan la historia y la tradición jacobea, y se han convertido en un segundo credencial del peregrino, que puede adaptar esta joya a su gusto o su propia experiencia en la Ruta.

La Peregrina son, en realidad, dos pulseras distintas. Una de sus versiones está compuesta por ocho símbolos diferentes que los amantes de los caminos de Santiago pueden componer de modo libre, seleccionando hasta ochos símbolos: la bota, la calabaza, el Apóstol, la flecha, el mogote (mojón indicativo de la distancia a Compostela), la cruz, la oca y la venera.

La segunda de las versiones es la Pulsera de los Hitos del Camino Francés, compuesta por otros ocho símbolos que se adquieren por separado y sólo en las localidades de la ruta del Camino Francés en Galicia. La octava pieza se regala en Santiago, en la Joyería Jael, a quien acredite haber realizado el camino presentando la Compostela o alguno de los cuños personalizados que le pondrán en los lugares de venta autorizados. Entre los motivos representados están el Cáliz, símbolo representativo del inicio del Camino Francés en Galicia, en O Cebreiro; la Piselda o sandalia, en Triacastela; la Almena, en Sarria; la Escalera en Portomarín; el Ara de Vilar de Donas, que se venderá en Palas de Rei; el Puente, en Melide; el Seno, en Arzúa; y el Fuste, en Santiago de Compostela.

Hitos del Camino

Hitos del Camino Francés