Jael

El origen de una nueva generación de joyeros

La historia de Jael Joyería es la de una saga de joyeros nacida en Cedeira (A Coruña) hace más de medio siglo. En 1952 los hermanos Ricardo y Aladino Fernández Aneiros iniciaron su andadura profesional en su casa paterna atendiendo encargos de joyas en condiciones bastante precarias. Sólo dos años más tarde la fama de su buen hacer les permitió abrir en Ferrol un taller de joyería y relojería, germen de lo que en su segunda generación está ya ligado a establecimientos tan representativos como Jael Joyería, en Santiago y A Coruña; o JAR, en Ferrol.

Con la ampliación y la puesta en marcha de un taller de fabricación propia, los hermanos Fernández comienzan a partir de 1972 a atender encargos de la Casa Real, Ministerios, Jefes de Gobierno, Embajadas o la Marina española. Ricardo y Aladino lograron establecer un sello de calidad y de confianza que supieron transmitir a sus descendientes, responsables de su legado en el momento del relevo generacional.

Fue el caso del primogénito de Ricardo. José María Fernández inició su andadura en solitario abriendo en 1994 Jael Joyería en Santiago de Compostela, en la calle General Pardiñas, vislumbrando ya el potencial de una de las zonas comerciales más emblemáticas de la capital de Galicia. El proyecto, al que se unió dos años más tarde su esposa, Esperanza Fernández, se inició ya con el respaldo de las marcas más prestigiosas en joyería, relojería y complementos. La intención era la de convertirse en referencia para toda la comarca en la venta de productos exclusivos y de calidad excelente.

En 2007 Jael inauguró su segunda joyería en Lugo, en la emblemática Plaza de Ángel Fernández Gómez, un establecimiento que en 2015 se trasladó al centro modernista de A Coruña. La expansión culminó con la apertura en la tienda de Santiago de un Espacio Rolex, el único punto de venta singular de la firma suiza en todo el noroeste de España.

En todo momento José María Fernández y Esperanza Fernández han tenido la fortuna de verse rodeados por un excelente equipo profesional y técnico, capaz de responder a los retos del futuro y de transmitir a su clientela la confianza que es marca de la casa. También desde el principio Jael Joyería decidió implicarse en proyectos sociales en las ciudades en que está presente. Fruto de ello son las colaboraciones con agrupaciones como la Fundación Andrea de apoyo a los niños con enfemedades de larga duración, crónicas o terminales; la Federación Down Galicia; o la Asociación de Padres o Tutores de Personas con discapacidad Intelectual de Lugo (Aspnais). Para ellas ha creado colecciones exclusivas, cuyos beneficios se destinan a proyectos solidarios. Además, Jael está presente en multitud de eventos culturales y deportivos, apoyando la difusión del patrimonio y las artes y la organización de torneos de golf, pádel, gimnasia o hípica.